Acerca de la diabetes tipo 2

  • La diabetes tipo 2 es una enfermedad en la que el cuerpo no produce insulina suficiente o en la que la insulina que produce el cuerpo no funciona como debería.
  • Es posible que el cuerpo también produzca glucosa, aunque no la necesite. Esto hace que el nivel de glucosa sanguínea se vuelva demasiado alto, lo que se conoce como hiperglucemia.

sección siguiente

  • Más de 30 millones de adultos en los Estados Unidos viven con diabetes, y entre el 90 % y 95 % tienen diabetes tipo 2. Si se mantiene la tendencia actual, casi uno de cada tres adultos estadounidenses podría tener diabetes para el 2050. La diabetes tipo 2 se desarrolla debido a factores genéticos y ambientales. Algunas personas corren mayor riesgo de tener diabetes tipo 2 que otras, lo que incluye:

    • Personas de 45 años de edad y mayores
    • Personas con antecedentes familiares de diabetes
    • Personas con sobrepeso
    • Personas que no realizan ejercicio físico con regularidad
    • Personas con nivel bajo de colesterol de lipoproteínas de alta densidad (HDL) o nivel alto de triglicéridos, o con presión arterial alta
    • Ciertos grupos raciales y étnicos (p. ej., afroamericanos, hispanos/latinoamericanos, estadounidenses de ascendencia asiática o de las islas del Pacífico y nativos americanos)
    • Mujeres que han padecido diabetes gestacional

    sección siguiente | volver al principio

    Los siguientes son algunos de los síntomas frecuentes de la diabetes.



    Las personas deben hablar con su médico si experimentan cualquiera de estos síntomas. Sin embargo, algunas personas podrían tener diabetes tipo 2 sin síntomas, por lo que es importante realizarse análisis de sangre con regularidad, especialmente si están en mayor riesgo de padecer la diabetes.

    sección siguiente | volver al principio

    Las personas con diabetes están en riesgo de tener muchos problemas de salud graves con el paso del tiempo, como los siguientes:



    sección siguiente | volver al principio

    Las personas con diabetes tipo 2 pueden ayudar a disminuir el riesgo de padecer complicaciones graves con el tiempo, como enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares, si colaboran con su médico para establecer metas individuales que los ayuden a manejar el ABC de la diabetes. Haga clic en los íconos para obtener más información.

    sección siguiente | volver al principio

    Al colaborar con su médico para mantener bajo control su glucosa sanguínea y para establecer y alcanzar su meta de A1C, así como sus metas de presión arterial y colesterol, puede ayudar a disminuir su riesgo de presentar otros problemas de salud o complicaciones con el tiempo. Usted puede ayudar a controlar sus niveles de glucosa sanguínea haciendo lo siguiente:


    sección siguiente | volver al principio

    Pregunte a su médico qué nivel de A1C es adecuado para usted. Trabaje con su médico para crear un plan de control de la diabetes personalizado que incluya lo siguiente:

    • Dieta
    • Ejercicio
    • Medicamentos (si su médico se los recetó)

    Hable sobre la frecuencia con que debe medirse la glucosa en la sangre y la A1C. Aprenda a reconocer los signos y síntomas de los niveles altos y bajos de glucosa en la sangre y hable con su médico sobre cómo ayudar a disminuir su riesgo. Se le debe realizar un análisis de sangre para conocer su A1C, lo que indica dos cosas:

    • La cantidad promedio de glucosa sanguínea durante los últimos dos a tres meses.
    • Qué tan lejos o cerca está de alcanzar su meta de A1C.

    Es importante que colabore con su médico para elaborar un plan de tratamiento individualizado que sea adecuado para usted, basado en sus necesidades y metas. Cada quien tiene sus propias preferencias, incluso cuando se trata de un plan de tratamiento de la diabetes. Es importante que exprese sus preferencias, así que haga preguntas y opine si piensa que algo no funciona bien para usted. Las siguientes son algunas preguntas que ayudan a empezar la conversación:

    • ¿Cuál es mi valor de A1C y cuál debe ser mi meta?
    • ¿Con qué frecuencia debo medirme la glucosa sanguínea en casa?
    • ¿Cuáles son los signos y síntomas de los niveles altos y bajos de glucosa sanguínea?
    • ¿Qué debo hacer si experimento estos síntomas?
    • ¿Necesito hacer algún cambio en mi plan de control de la diabetes?
    • ¿Cuáles son los posibles beneficios y efectos secundarios de los medicamentos que estoy tomando?
    • ¿Cuáles son las posibles causas de los niveles altos y bajos de glucosa sanguínea?

    Recuerde que, si bien las metas individuales de A1C pueden ser más altas o bajas, la meta de A1C recomendada generalmente a muchos adultos con diabetes es inferior del 7 %. Además, la diabetes es una enfermedad progresiva y, a veces, es necesario realizar cambios en los medicamentos. Si su médico decide que es momento de cambiar sus medicamentos, esto no significa que usted no se haya esforzado lo suficiente; muchas personas deben ajustar sus planes de tratamiento con el transcurso del tiempo para poder alcanzar sus metas de glucosa sanguínea.

    Dé el siguiente paso y lea nuestros consejos que le ayudarán a enfrentar directamente los desafíos frecuentes de la diabetes tipo 2.

    volver al principio